La leyenda del Turrialba

Por Isaac / hace 2 años / 0 Comentarios ».

La leyenda del Turrialba se desarrolló en una región de suelo fértil y de belleza inigualable, en centroamérica, donde habitaba una tribu de aborígenes, fuertes, guerreros, valientes, respetados y muy conocidos en ese lugar.

El cacique, sabio ancestral, que dirigía la vida de la tribu, era viudo y tenía una hija, Cira de belleza exuberante, joven aún de quince años, esbelta, morena, de larga y oscura cabellera, de senos en crecimiento y carnes provocativas. Una genuina representante de esa raza india que poblaba todo el continente antes de la llegada de colonizadores a estas tierras.

La leyenda del Turrialba

El comienzo de la leyenda del Turrialba

En la tribu, todos vivían feliz y armoniosamente. Producían para ellos, cazaban y la naturaleza les brindaba todo lo necesario. Siempre había para todos. Cira, bien obediente de su padre, pues perdió a su madre siendo muy pequeña, era caritativa y amorosa con todos; manejaba el arco y la flecha con destreza. Era cazadora experta y con excelente puntería.

Relata la leyenda que, una tarde de verano, en la que el sol, parecía como gota de sangre, que se hundía tras la montaña, Cira sintió el llamado encantador de la selva murmuradora y entró en ella.

A su paso, iba recogiendo florecillas, cuyos aromas la hacían continuar sin temor alguno, internándose así cada vez más y más. Ya el cielo se tornaba más oscuro y Cira, cansada, se sentó sobre un viejo tronco. La oscuridad de la selva la envolvía lentamente, con una sensación de calidez y sueño.

Ella, sintió miedo, tanto que, gritó, lo más fuerte que pudo, pero las tinieblas devoraban sus gritos. Cira comenzó a llorar, y su cuerpo fatigado buscó la fresca hierba para recostarse y se quedó dormida profundamente. La luna brillaba y los árboles dejaron penetrar hilos de plata que iluminaba el rostro de aquella hermosa virgen salvaje.

Un hombre se acercó haciendo crujir las hojas que estaban en el suelo, los árboles lanzaron un quejido. Era un indio errante, de otra raza. Caminó un poco, se detuvo asombrado. Ante sus pies estaba Cira. Asombrado por lo que veía, parecía un diamante rodeado de esmeraldas. Se inclinó y puso sus labios, sobre los de la hermosa india; la joven estremecida se puso de pie.

Queriendo huir, no pudo, unos brazos fuertes rodeaban su cintura; el indio alzó a la joven y corrió hacia la cima. Se detuvo y sentado junto Cira, le cantó su amor acompañado del leve suspiro de las hojas que crujían ante el alba que nacía, débil cinta de plata iluminaba a la pareja; las estrellas temblorosas, como pétalos de rosa que se marchita, comenzaban a huir.

Había confusión y preocupación en la tribu de Cira; Los caracoles punzaron el espacio con su grito de alerta. Su padre, el viejo cacique, fue el primero, que se internó en la selva, la noche era oscura. Todos los indios con sus arcos listos, le seguían de cerca. Caminaron, caminaron; el sol se desprendía alegre y coquetón de la cima.
Lanzando un grito como de lamento, el viejo cacique hizo temblar la selva; Cira estaba allí, en brazos del hombre;

Todos con arcos alistados, prestos a arrojar sus flechas mortales, cuando de pronto la selva se agitó, abrió su inmenso vientre y se devoró a los dos seres felices; una columna de humo sagrado salía de aquel vientre, como homenaje del amor de dos razas.

Los conquistadores que allí llegaron, hallaron en esta región, una columna de humo sagrado, que los nativos guardaban con mucho recelo. Le dieron el nombre de Torre-alba, y que luego, con el pasar de los años, los propios de esta región lo cambiaron por el de Turrialba.

Comenta esta nota!

Las leyendas de terror que buscabas

Bienvenido seas a leyendasdeterror.net, el mejor sitio para conseguir las leyendas que buscabas.

Tenemos una gran variedad de leyendas cortas y de terror que te encantarán y no sólo eso, también te ayudarán a hacer tu tarea o a acabar con un día de aburrimiento.

Primero, tenemos que preguntarnos ¿Qué es una Leyenda?, en el enlace anterior podrás saber cómo se forma una leyenda y también por qué no tiene un autor…

¿Sabes cuál es la diferencia entre un cuento y una leyenda?

Regálanos un +1