Los seis hombres del paraíso

Por Isaac / hace 9 meses / 0 Comentarios ».

Se cuenta que los primeros en aparecer en la tierra fueron los seis hombres del paraíso. Se podía observar en la tierra de los árboles a tres hombres que volaban en los vientos, ellos se encargaban antes de que saliera el sol, con sus sonidos y batir su cuerpo despertar a toda la tierra, eran libres y sumamente tranquilos, se alimentaban con cualquier pequeño fruto. Solo bajaban a la tierra a beber agua y les gustaba reposar en hojas de árboles de bosques.

Los seis hombres del paraíso

Pero de los seis hombres del paraíso, estaban los tres hombres del agua, ellos vivían en los ríos, les gustaba reposarse en flores y otras plantas, peleaban con todo aquel que quisiera ocupar su lugar, se alimentaban de ver estrellas. Al caer la noche les gustaba acercarse a la tierra y fingir fatiga. Su peor característica era ser egoísta.

Los seis hombres del paraíso estaban sufriendo de hambre, pues no sabían diferenciar los frutos buenos de los malos. Hasta que un buen día, un hombre del viento se dispuso a probar cada fruto, sus dos amigos le llamaron Nido. Entonces Nido dijo que no había frutos malos, sino algunos amargos y ácidos, y otros dulces, era la tierra quien con su generosidad los alimentaba.

Los hombres del agua decidieron no creerle, partieron su propio viaje, hasta que vieron a Monte en un Ave, el recuerdo lejano de sus padres, ellos eran los mares, a quienes habían matado para poder ejercer el dominio de todas las aguas.

Los probaron, tenían deliciosos peces, sin embargo, la sal les secó sus labios y estaban sedientos. Nido les había seguido desde las alturas, asegurándose de que estuvieran a salvo, vio cómo los hombres del agua regresaban a la tierra del paraíso y se miraban en los ríos, delirando y que supuestamente en el reflejo del río veían a sus padres.

De pronto empezó a moverse la tierra, sus montañas se movían y cargaban sobre ellas grandes rocas y sus tierras se ennegrecían, los seis hombres del paraíso estaban muy asustados, no comprendían lo sucedido. Las tierras sin parar de temblar y batir contra ella salvajes vientos, estaba furiosa y empezó a hervir lava, se desparramaba en todos sus alrededores.

Huracán, él más sensato de los hombres de los vientos fue hasta el volcán enfurecido, para ver porque les daba tanta malicia, a lo que el volcán respondió:

  • Somos los padres de los hombres de las aguas, nosotros reposábamos tranquilos y nuestros hijos nos mataron, los hemos perdonado a pesar de su traición y ellos nos han despertado, bebiendo nuestros mares, pagaremos venganza en contra toda la tierra –

Temeroso Huracán advirtió a todos sus amigos, los animales huyeron, los hombres del agua se escondieron en las fuertes corrientes de las aguas y dejaron que los llevaran lo más lejos posible, mientras Huracán y su otro amigo del viento estaban preparándose para irse, vieron que Nido no se marchaba sino que seguía ayudando a los que se quedaron atrás.

  • Nido tenemos que irnos o el volcán enfurecido nos matará – le dijo Huracán –
  • No puedo dejar a ninguna de estas pobres criaturas morir aquí – compasivo Nido, no se movió y con gran lastima les indicó – yo los acompañaré cuando termine –

Sus amigos del viento con mucho pesar, pero siendo sabios, le dejaron atrás, esperaban que pronto pudiera alcanzarles.

Nido esta vez fue al volcán les señaló que ya todas las criaturas que pudieran amargarle su existencia se habían marchado. El volcán agradecido, le permitió a Nido vivir, pero más nadie podría tocar las tierras del paraíso o volvería a arder en lava, se quedó eternamente sólo.

Comenta esta nota!

Las leyendas de terror que buscabas

Bienvenido seas a leyendasdeterror.net, el mejor sitio para conseguir las leyendas que buscabas.

Tenemos una gran variedad de leyendas cortas y de terror que te encantarán y no sólo eso, también te ayudarán a hacer tu tarea o a acabar con un día de aburrimiento.

Regálanos un +1